PIZZA DE ALCACHOFAS CONFITADAS Y PESTO

¿Puede haber una pizza más italiana que esta? Lo dudo.

Más italiana y diferente. Nunca había probado la salsa pesto como base de una pizza y como curiosa que soy, me decidí a probar el invento. El resultado es buenísimo,  claro si te gusta el pesto. Y para ello te tiene que gustar la albahaca.

Como ingrediente principal de esta pizza he puesto alcachofas confitadas, cuya receta te dejo aquí.

Normalmente cuando pides una pizza que lleve alcachofa fuera de casa, esta suele ser en conserva. No me gusta el sabor que tienen, así como artificial. Supongo que tendrá mucho que ver la marca de la conserva, las habrá mejores y peores….

El  pesto y la alcachofa natural le da un toque a esta pizza muy personal.

La base de esta pizza, la masa es de Jaime Oliver. Soy fan de su masa de pizza que con la sémola de maíz como ingrediente, le da una textura muy crujiente.

Ingredientes:

♦ Para la masa:

-400g de harina de fuerza

-100g de sémola de maíz

-275g de agua

-1 cucharadita de sal

-2 cucharadas de aceite

-7g de levadura en polvo

♦ Para el pesto:

-25 g de albahaca fresca (no vale albahaca seca)

-15 g de piñones (unas 4 cucharadas)

-50 g de parmesano

-1 diente de ajo

-4 cucharas de aceite de oliva (no vale otro aceite)

-1/2  cuchara pequeña con sal

♦ Relleno de la pizza:

-250g de alcachofas confitadas

-100g panceta

-5 cucharadas de pesto

-4 cucharadas de piñones

-50g de queso parmesano

Preparación:

• Primero hacemos la masa de la pizza.

Amasado a mano:

Tamiza las harinas  y la sal sobre la superficie de trabajo limpia y haz un hoyo en el centro. Mezcla en una jarra la levadura, el azúcar y el aceite de oliva con el agua y deja la mezcla reposar durante unos minutos para, a continuación echarla en el hoyo de la harina. Haz caer la harina con un tenedor de los bordes hacia el centro, poco a poco, al tiempo que la amasas con el líquido, dando vueltas.  Sigue mezclando con cantidades de harina cada vez mayores y, cuando esté todo casi totalmente integrado, continúa amasando con tus manos limpias y enharinadas. Sigue amasando hasta que consigas una masa uniforme y elástica (que recupere la forma).
Coloca la bola de masa en un gran cuenco bien enharinado y espolvorea con harina por encima. Cubre el cuenco con un trapo de cocina limpio y déjalo en reposo en un lugar templado durante una hora o hasta que la masa haya doblado su volumen.

Amasado en panificadora:

Se introducen primero los ingredientes líquidos en la cubeta de la panificadora. Después añadimos los sólidos, teniendo cuidado de no poner la levadura cerca de la sal, ya que esta neutraliza su efecto.
Seleccionamos el programa de amasado.
* NOTA: tanto si amasamos de la forma tradicional como en panificadora siempre es aconsejable guardar un poco de agua, por ejemplo unos 60g, porque depende de la harina que usemos admite más líquidos o menos. Siempre quedan mejor las masas si se añade una vez empieza a amasar agua que harina (en caso que fuese necesario). Si vemos que conforme amasamos necesita más líquido pues se la vamos añadiendo poco a poco.
• Mientras dejamos levar o subir la masa vamos preparando el relleno:
– Primero hacemos la salsa pesto
                 Pela el ajo y ponlo en una picadora eléctrica (yo lo sofrío un poco).Pícalo muy fino
                 Añade las hojas de albahaca, los piñones (los tuesto un poco) y la sal. Pica todo bien
                 hasta que se haga una salsa.
                 Pon todo en un vaso de mezcla y añade el aceite de oliva. Mezcla todo con la batidora
                 hasta que se haga una mezcla uniforme y fina.
                 Ralla el parmesano y añádelo a la salsa. Mezcla bien y reserva
– En una sartén se sofríe un poco la panceta (si quieres sofreír el ajo este es el momento, entonces tendrías que hacer este paso primero). Reservamos.
• Precalentamos el horno entre 200-220ºC.
• Cuando ya haya subido la masa, la desgasificamos. Para ello la amasamos un poco con las manos hasta que notemos que no tiene gas.
• Espolvoreamos con harina un silpat o tapete de silicona o donde la vayamos a llevar al horno. Extendemos la masa, lo ideal es con las manos pero si no sois muy expertos lo hacéis con un rodillo. La extendéis hasta conseguir el espesor deseado.
* NOTA: Si nos gustan pizzas muy finas y crujientes, deja reposar la masa en una bandeja de horno espolvoreada de semolina durante 10 minutos, cubre con los ingredientes riega con un hilo de aceite de oliva virgen y hornea a horno muy fuerte, 250º-290º unos 10 minutos, o hasta que quede crujiente y dorada.
Si queremos una pizza de masa más gruesa y esponjosa, dejemos fermentar de nuevo el disco de masa durante 35-40 minutos, hasta que suba lo suficiente. Cubrimos con los ingredientes y horneamos a 220º unos 20 minutos.
• Incorporamos los ingredientes a la base: Ponemos una capa de salsa pesto bien extendida, le añadimos las alcachofas partidas en lonchitas, la panceta que teníamos reservada y los piñones.
• Metemos en el horno ya precalentado de 15-20 min., cuando veamos la masa dorada.
• Esparcir el queso parmesano rallado por encima antes de servir la pizza.

Bon Profit!!!

PIZZA CON SUERO DE NATA

 

Tranquilos, que no hay que ir a ningún sitio raro a por este nuevo ingrediente, simplemente es una receta de aprovechamiento nada más. Que estamos en crisis y no se puede tirar “ná”.

Este es el único trozo que he podido rescatar, se han lanzado como fieras y apenas han dejado nada. Queda muy crujiente, la poca que he comido está deliciosa¡¡

Bueno, el suero es nada menos y nada más  que el líquido que suelta la nata cuando la montas y te pasas. Yo tenía un brick de nata para montar de 35% materia grasa. Esto es muy importante, si no, no sirve para montar y me caducó la semana pasada. En mi casa no se tira nada que no esté invadido de mohos, hongos o microorganismos patógenos. Si tienes nata caducada de fecha recientes, la abres y no huele mal, a lo mejor no te sirve para montar, pero de aquí puedes sacar una mantequilla estupenda y un suero que enriquece la bollería y las masas.

Entonces, con la nata bien fría, es importante mover enérgicamente el brick para que no se quede la grasa al fondo. La montamos en la amasadora con las varillas, thermomix, o simplemente en batidora. La dejamos pasar el punto que sería el correcto para montarla y veremos como empieza a desprender el líquido. Nos aseguramos que  lo ha soltado todo y procedemos a recoger la materia sólida que ha quedado,  que es la mantequilla. La agrupamos y la enjuagamos bien con agua fría, la guardamos en la nevera y recogemos el suero que podremos emplear en diversas preparaciones.

En este caso he sustituido parte del agua que lleva la fórmula de una pizza normal y le he puesto el suero.

No me enrollo más y voy al lío.

Ingredientes:

– 500g de harina de fuerza

– 70ml de suero de nata

– 50ml de aceite

-180ml de agua

– 25 gr de levadura prensada

– sal

Preparación

Yo lo hago en la panificadora, pero también sirve la amasadora , thermomix, y el método tradicional, machacando brazos. Se pone la harina, el suero, el aceite, la levadura (en un extremo), la sal (en el extremo contrario), y por último el agua. Nos dejaremos siempre un poco de agua porque según sea la harina pide más agua o menos. Siempre es mejor añadir agua si está dura que harina si queda líquida.

Se le da al programa de amasado y ya está , de aquí sale la masa ya levada.

Se trabaja en la mesa con un poco de harina , se amasa para que pierda el gas , se bolea y se pliega. Yo la divido en dos y la otra parte la congelo.

La extendemos bien con el rodillo en una lámina de silicona, le ponemos una base de tomate frito y los ingredientes que más nos gusten.

Ingredientes

Tomate frito

Queso en lonchas

Jamón York

Jamón Serrano

Salchichas de Francfurt

Aceite y orégano

Se monta la pizza acabando con un chorrito de aceite por encima y se mete al horno a 180º (para que se cueza bien la masa) 20-25 min. depende del horno.

Cuando se saca se espolvorea con orégano, y se sirve.

Bon profit

A %d blogueros les gusta esto: