SALMON AL PAPILLOTE CON SALSA TARTARA

Me gusta mucho el pescado, pero me cuesta un mundo hacerlo. No se porqué… lo veo como un producto muy delicado en el que los tiempos de cocción son muy precisos y si te pasas pierdes mucha calidad.

Esta forma de cocción es muy cómoda porque se pone todo en crudo y se cuece todo en su jugo. El caldito que queda esta delicioso!!!!

Esta receta la hizo el otro día Karlos Arguiñano. En casa lo seguimos desde que comenzó en la tele. A lo mejor no tiene el renombre ni las Estrellas Michelín que puedan tener otros grandes profesionales. Pero a mi modo de ver ha acercado la cocina a las casas y ha dignificado la figura del cocinero antes tan denostada.

Ingredientes: (para cuatro personas)
 

– 4 rodajas de salmón

-1 patata

-1 calabacín

-1 cebolla

-1 limón (en la receta pone 100ml de vino blanco, pero con niños prefiero el limón)

-aceite de oliva

-sal y pimienta

Para la salsa tártara:
-2 huevos
-2 o 3 pepinillos en vinagre
-1 cucharada de alcaparras (yo no le puse porque no me gustan, en su lugar aceitunas negras)
-1 cebolleta
-agua
-chorrito de vinagre
-aceite de oliva suave
-sal
Preparación:
 
Para la mahonesa:

Casca un huevo en el vaso batidor, agrega un buen chorro de aceite, un chorrito de vinagre y una pizca de sal. Introduce el brazo batidor hasta el fondo y comienza a batir sin moverlo. Cuando comience a emulsionar, mueve poco a poco, de arriba abajo, hasta que ligue bien. Reserva.

Cuece un huevo durante 10 minutos en un cazo con agua y sal. Deja enfriar, pela, pica y añade a un bol junto con la mayonesa (yo no tenía más huevos así que no puse). Agrega también las alcaparras (yo aceitunas), la cebolleta y los pepinillos todo bien picadito. Espolvorea con perejil picado (yo cebollino), mezcla y reserva. Ya tenemos la salsa tártara.

Con ayuda de la mandolina, corta la patata (pelada) ,el calabacín (sin pelar) en láminas y la cebolla.

Extiende 4 trozos grandes de papel de aluminio sobre una superficie plana.

Hay que ser generosos con el papel de aluminio ya que una forma muy fácil de ver si el salmón y guarnición están hechos es que se hincha el papel. Si no hacemos el paquete grande no nos podemos guiar por esto.

Coloca sobre cada trozo de papel una cama de patatas, encima otra de calabacines, terminas con las láminas de cebolla.  Sazona las verduras y coloca encima el pescado salpimentado. Riega con un chorrito de aceite y un chorrito de limón o vino blanco. Cierra los paquetes herméticamente por todos los lados y cocínalos en el horno a 190º C durante 15 minutos (con el horno precalentado), hasta que se inflen. Sirve un paquetito por comensal, abre con mucho cuidado y acompaña con la salsa tártara. Puedes decorar con limón y hierba aromática.

Bon profit

 
Anuncios

TARTA HELADA DE PIÑA

Ya empezamos con el calor, y para calmar las altas temperaturas lo mejor es algo fresquito como esta tarta.

Esta receta la he cogido prestada de el blog de Belenciaga, una cocinera excepcional. Yo conocí sus maravillosos platos  en Mundorecetas donde destacaba por su buen hacer y su generosidad.

Es una tarta muy rápida y súper sencilla. Si queremos complicarnos un poco la vida podríamos hacer el bizcocho nosotros. También otra ventaja es que la haces, la metes en el congelador y la sacas cuando te venga bien (me encanta!!!). Yo en esta ocasión no tenía mucho tiempo y no pude hacer el bizcocho, tuve que echar mano de Mercadona. La hice para una comida con amigas y gustó mucho porque no es nada pesada y es muy fresquita.

Espero que os sirva para estos calores estivales pues al ser rápida nos ocupa poco tiempo en la cocina y podemos dedicarlo a nuestros hobbies favoritos….

 

Ingredientes: (para un molde de 24cm)

–          2 botes de piña en su jugo de 340g

–          3 bases de bizcocho para tartas (mercadona)

–          1L de nata para montar (35% materia grasa)

–          160g de azúcar

–          1 paquete de crocanti de almendra (mercadona)

 

Preparación:

–          Cortamos las rodajas de piña en trocitos muy pequeñitos (reservamos una rodaja para decorar). El jugo lo conservamos.

–          En un bol desmenuzamos una de las bases de bizcocho y la mezclamos con la piña troceada y aprox. la mitad del crocanti de almendra

–          Montamos la nata con el azúcar (la podemos comprar en la pastelería)

–          Añadimos un par de cucharadas de esta nata a la preparación anterior. Más o menos la cantidad necesaria para que la nata una el bizcocho y la piña.

Montamos la tarta:

  • Ponemos en el molde elegido una base del bizcocho.
  • Calamos este bizcocho con el jugo de la piña reservado (yo lo hago con un pincel).
  • Añadimos la mezcla de piña, bizcocho y crocanti. Nivelamos bien.
  • Ponemos la otra capa de bizcocho y calamos con el jugo.
  • Para terminar ponemos la capa de nata montada. Con una espátula o lo que tengamos por casa dejamos la superficie lo más lisa que podamos.
  • Metemos en el congelador.
  • Cuando queramos servirla la sacaremos unas horas antes de comerla (4 o 5 h.) y la decoramos con la piña reservada y el crocanti de almendra que nos habrá sobrado.

 

 

Bon profit!!!

 

 

PIZZA DE ALCACHOFAS CONFITADAS Y PESTO

¿Puede haber una pizza más italiana que esta? Lo dudo.

Más italiana y diferente. Nunca había probado la salsa pesto como base de una pizza y como curiosa que soy, me decidí a probar el invento. El resultado es buenísimo,  claro si te gusta el pesto. Y para ello te tiene que gustar la albahaca.

Como ingrediente principal de esta pizza he puesto alcachofas confitadas, cuya receta te dejo aquí.

Normalmente cuando pides una pizza que lleve alcachofa fuera de casa, esta suele ser en conserva. No me gusta el sabor que tienen, así como artificial. Supongo que tendrá mucho que ver la marca de la conserva, las habrá mejores y peores….

El  pesto y la alcachofa natural le da un toque a esta pizza muy personal.

La base de esta pizza, la masa es de Jaime Oliver. Soy fan de su masa de pizza que con la sémola de maíz como ingrediente, le da una textura muy crujiente.

Ingredientes:

♦ Para la masa:

-400g de harina de fuerza

-100g de sémola de maíz

-275g de agua

-1 cucharadita de sal

-2 cucharadas de aceite

-7g de levadura en polvo

♦ Para el pesto:

-25 g de albahaca fresca (no vale albahaca seca)

-15 g de piñones (unas 4 cucharadas)

-50 g de parmesano

-1 diente de ajo

-4 cucharas de aceite de oliva (no vale otro aceite)

-1/2  cuchara pequeña con sal

♦ Relleno de la pizza:

-250g de alcachofas confitadas

-100g panceta

-5 cucharadas de pesto

-4 cucharadas de piñones

-50g de queso parmesano

Preparación:

• Primero hacemos la masa de la pizza.

Amasado a mano:

Tamiza las harinas  y la sal sobre la superficie de trabajo limpia y haz un hoyo en el centro. Mezcla en una jarra la levadura, el azúcar y el aceite de oliva con el agua y deja la mezcla reposar durante unos minutos para, a continuación echarla en el hoyo de la harina. Haz caer la harina con un tenedor de los bordes hacia el centro, poco a poco, al tiempo que la amasas con el líquido, dando vueltas.  Sigue mezclando con cantidades de harina cada vez mayores y, cuando esté todo casi totalmente integrado, continúa amasando con tus manos limpias y enharinadas. Sigue amasando hasta que consigas una masa uniforme y elástica (que recupere la forma).
Coloca la bola de masa en un gran cuenco bien enharinado y espolvorea con harina por encima. Cubre el cuenco con un trapo de cocina limpio y déjalo en reposo en un lugar templado durante una hora o hasta que la masa haya doblado su volumen.

Amasado en panificadora:

Se introducen primero los ingredientes líquidos en la cubeta de la panificadora. Después añadimos los sólidos, teniendo cuidado de no poner la levadura cerca de la sal, ya que esta neutraliza su efecto.
Seleccionamos el programa de amasado.
* NOTA: tanto si amasamos de la forma tradicional como en panificadora siempre es aconsejable guardar un poco de agua, por ejemplo unos 60g, porque depende de la harina que usemos admite más líquidos o menos. Siempre quedan mejor las masas si se añade una vez empieza a amasar agua que harina (en caso que fuese necesario). Si vemos que conforme amasamos necesita más líquido pues se la vamos añadiendo poco a poco.
• Mientras dejamos levar o subir la masa vamos preparando el relleno:
– Primero hacemos la salsa pesto
                 Pela el ajo y ponlo en una picadora eléctrica (yo lo sofrío un poco).Pícalo muy fino
                 Añade las hojas de albahaca, los piñones (los tuesto un poco) y la sal. Pica todo bien
                 hasta que se haga una salsa.
                 Pon todo en un vaso de mezcla y añade el aceite de oliva. Mezcla todo con la batidora
                 hasta que se haga una mezcla uniforme y fina.
                 Ralla el parmesano y añádelo a la salsa. Mezcla bien y reserva
– En una sartén se sofríe un poco la panceta (si quieres sofreír el ajo este es el momento, entonces tendrías que hacer este paso primero). Reservamos.
• Precalentamos el horno entre 200-220ºC.
• Cuando ya haya subido la masa, la desgasificamos. Para ello la amasamos un poco con las manos hasta que notemos que no tiene gas.
• Espolvoreamos con harina un silpat o tapete de silicona o donde la vayamos a llevar al horno. Extendemos la masa, lo ideal es con las manos pero si no sois muy expertos lo hacéis con un rodillo. La extendéis hasta conseguir el espesor deseado.
* NOTA: Si nos gustan pizzas muy finas y crujientes, deja reposar la masa en una bandeja de horno espolvoreada de semolina durante 10 minutos, cubre con los ingredientes riega con un hilo de aceite de oliva virgen y hornea a horno muy fuerte, 250º-290º unos 10 minutos, o hasta que quede crujiente y dorada.
Si queremos una pizza de masa más gruesa y esponjosa, dejemos fermentar de nuevo el disco de masa durante 35-40 minutos, hasta que suba lo suficiente. Cubrimos con los ingredientes y horneamos a 220º unos 20 minutos.
• Incorporamos los ingredientes a la base: Ponemos una capa de salsa pesto bien extendida, le añadimos las alcachofas partidas en lonchitas, la panceta que teníamos reservada y los piñones.
• Metemos en el horno ya precalentado de 15-20 min., cuando veamos la masa dorada.
• Esparcir el queso parmesano rallado por encima antes de servir la pizza.

Bon Profit!!!

TARTA DE FRESAS

Cualquier excusa es buena para hacer una tarta, pero celebrar el Día de la Madre es una de las mejores. Para agradecer a mi madre su entrega y dedicación tendría que estar todos los días haciendo tartas , pero le daría un coma diabético y no sería plan… aún me tiene que durar muchos años.

Quiero dedicar esta tarta a todas las madres de las madres de hoy en día. Sin ellas nuestra vida sería mucho más difícil ( tengo que decir que mi padre no se queda atrás…)

Ingredientes:

Para el bizcocho

– 6 huevos

– 60g de agua

– 250g de azúcar

– 175g de harina floja

– 175g de maicena

Para el almíbar:

– 35g de agua

– 35g de azúcar

– 35g de mistela

Para el relleno

– mermelada de fresas (puede ser comprada o casera. Os dejo la receta)

– 750g de nata (35% mat. grasa)

– 150g de azúcar

– fresas (entre la mermelada y estas yo gaste aprox. 1kg)

– un chorrito de vinagre de módena

Para la yema

– 300g de azúcar

– 125g de agua

– 15g de maicena

– 6 huevos

* Depende de como vayas a hacer la tarta de grande así serán las cantidades. De hecho yo las tuve que aumentar de la receta original que es del blog Sabores(Cocina entre primos). Más o menos estas cantidades son para una tarta de 30×24 cm aprox.

 

 

Preparación:

Bizcocho:

– Para ello precalentamos el horno a 200º

– Es importante que los huevos estén a temperatura ambiente.

-Montar las yemas, agua y la mitad del azúcar sin esponjarlos demasiado y reservar. Montar las claras con el resto del azúcar hasta casi punto de nieve. Incorporar las harinas tamizadas al batido de yemas dejando una mezcla cremosa y a continuación incorporar las claras sin darle demasiado trabajo y procurando que nos quede una mezcla esponjosa.

-Vertemos la mezcla en una bandeja que previamente la habremos forrado con papel de horno

-Con esta cantidad salen dos planchas, primero  horneáis una y después la otra.  Más o menos las tendremos cada una unos 10-12min.

– Cuando enfríen las dividimos en 4 partes idénticas.

– Se puede preparar el día de antes , para mantenerlo tierno se envuelve en film.

Almíbar:

– Ponemos todos los ingredientes en un cazo (si queremos que se note el alcohol se le añade cuando el almíbar ya esté hecho).

– Los ponemos a calentar hasta que llegue a hervir, lo mantenemos así aprox. 3 min.

– Dejamos enfriar.

Mermelada:

– 500g de fresas (partidas en cuartos)

– 200g de azúcar

– 1 cucharadas de vinagre balsámico o de Jerez (procurad que sea un buen vinagre)

– Medio sobre de gelatina en polvo, 3 hojas de gelatina (previamente hidratadas y escurridas) o la punta de un cuchillo de agar agar en polvo.

Colocamos todos los ingredientes en la cubeta de la panificadora y seleccionamos el programa para mermeladas, en mi caso el número 11 que dura 1:20h. Transcurrido el tiempo comprobamos la textura de la mermelada y si está en el punto podemos triturarla o no (al gusto) o seleccionamos de nuevo el programa hasta alcanzar la textura deseada. Volcar la preparación en un bote esterilizado y darle la vuelta hasta que enfríe por completo.

Si no tienes panificadora es muy sencillo: se ponen todos los ingredientes en un cazo y se lleva al fuego, que sea suave. Tenemos que remover de vez en cuando para que no se agarre. Se conserva igualmente en un bote esterilizado.

Relleno:

– Cortamos las fresas en trocitos pequeños, las ponemos en un bol y le añadimos 2 cucharadas de azúcar y un chorrito de vinagre.

– Las dejamos macerando aproximadamente 30 min. Esto lo hacemos para acentuar el sabor y que estén más jugosas.

– Montamos la nata con el azúcar.

– Cuando tengamos las fresas, las escurrimos bien. Esto es importante para que suelten todo el líquido que nos podría estropear la nata.

– Mezclamos la nata con las fresas de forma que quede uniforme.

Yema:

– Ponemos el azúcar (250g) y el agua  al fuego en un cazo. Tiene que hervir más o menos 4 min. (si tenéis termómetro hasta llegar a los 105º).  Mientras en un cuenco mezclar los 50g de azúcar restantes , la maicena y los huevos. A esta mezcla añadir el almíbar  anterior removiendo al mismo tiempo con las barillas. No es necesario dejarlo enfriar, lo echamos poco a poco.  Pasar por el chino o colador finopara eliminar las impurezas  y poner a cuajar. Cuando empiece a espesar sacar del fuego y remover con las barillas para que quede fino.

– Extender sobre la mesa o banco de la cocina para su enfriamiento. Si la yema no enfría rápido se pone de color verde.

Montaje de la tarta:

– Ponemos como base una parte del bizcocho, por la cara porosa.

– Se pincela con almíbar, bien mojado para que luego quede tierno.

– Se extiende una capa de mermelada.

– Se pone otra capa de bizcocho y se vuelve a pincelar con almíbar.

– Se extiende la mezcla de nata y fresas. Que esté bien nivelada para que la tarta quede proporcionada.

– Se pone otra capa de bizcocho remojado en almíbar.

– Se vuelve a poner la mermelada y otra capa de bizcocho con almíbar.

– Si no se nos queda igualada es el momento de cortarla con mucho cuidado con un cuchillo muy afilado para que todas las capas sean del mismo tamaño.

– Se extiende la yema para terminar. Para que quede bonita hay que tener paciencia y con una espátula repartir bien la yema.

– Se decora con fresas y nata.

 

La tarta entera:

Bon profit

 

 

A %d blogueros les gusta esto: