ALCACHOFAS CONFITADAS

Ayyyy…que poco nos queda! Se nos acaban las alcachofas! Es la verdura que más me gusta. Me encanta la combinación de sabor que tiene: un ligero sabor amargo y un toque final dulce.

Las he preparado de múltiples formas y tengo que decir que de esta manera salen espectaculares. Esta receta es de uno de mis blog de cabecera “Las recetas de mama”. Son muy fáciles de hacer, yo en esta ocasión las he acompañado con habitas tiernas y chorizo de cantimpalo. Pero mi siguiente objetivo es ponerlas encima de una pizza…. uhmmm!!! ya estoy salivando…

Lo que menos me gusta: ¡Como se te quedan las manos..! No se os ocurra pelarlas sin guantes , si con las prisas habeís ido directos al lío una buena solución y rápida es un poco de lejía y eso sí, luego abundante crema hidratante para contrarrestar los efectos (para las manos ehhh, que os veo hidratando las alcachofas).

Ahora un poquito de sus orígenes para que os culturiceis:

Se trata de una planta oriunda del norte de África, lo que explica que su cultivo esté muy localizado en países de la cuenca mediterránea como Italia, España (los mayores productores), Francia o países del Norte de África, donde se concentra el 80% de la producción mundial.

Fueron los árabes, durante la Edad Media, quienes extendieron el cultivo por Europa, mejoraron las variedades y sus cualidades gastronómicas. Los griegos y también los romanos propagaron su fama como alimento afrodisíaco, lo que favoreció e incrementó su empleo culinario  ( yo este efecto tengo que deciros que no lo he notado, más bien me hincho como un globo. Pero vamos que la próxima vez me pegaré un atracón a ver si lo experimento ja,ja…). En la actualidad, la alcachofa es un alimento habitual en todos los hogares.

Si se asan, tanto a la plancha como al horno, no deben cortarse las puntas de las hojas, ya que así se mantiene la humedad interna durante el asado.

Para evitar que se oxiden aconsejan que conforme se vayan pelando se sumerjan en agua y limón. A mi personalmente no me gusta porque a veces según el tipo de preparación se nota el sabor de este último.

Yo las pongo con agua y perejil y rapidito las utilizo.

Para cocerlas, se ha de utilizar un recipiente de acero inoxidable o de barro, ya que las alcachofas se oscurecen en un recipiente de aluminio.

Ingredientes: (no pongo cantidades porque de tan fácil que es no hacen falta)

– alcachofas que sean pequeñas y tiernas (a estas alturas las  que mejor encontréis)

-aceite de oliva

-agua

– sal maldon

-habitas tiernas (yo las compro ya fritas, se encuentran en cualquier supermercado)

– chorizo de cantimpalo

– ajo

Preparación:

– Limpiamos las alcachofas quitando las hojas duras, las puntas y los rabos (estos en otras recetas se aprovechan, están riquísimos).

– Poner a fuego suave una cacerola con aceite de oliva sin llegar a cubrirlas ( no os preocupéis por el gasto de aceite que se puede aprovechar para otras recetas) e ir confitándolas hasta que tomen un color dorado.

– No es necesario que se queden muy tiernas ya que ahora las vamos a cocer.

– Se ponen en otra cazuela y se cubren de agua. Le ponemos una pizca de sal y se dejan cocer medio tapadas hasta que se evapore el agua y queden los restos de aceite que tenían del confitado.

– A parte en una sartén se sofríe el ajo laminado y el chorizo de cantimpalo. Cuando esté ( ojo que el ajo se quema rápido!!) se añaden las habas y se le da unas vueltas.

– Se decora con trocitos de pan frito y sal maldón

Bon profit

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: